Consejos para la piel sensible

Contenido del artículo

La piel sensible tiende a enrojecerse y resecarse, además de que es proclive al acné y a reflejar los signos de la edad antes de tiempo si no se cuida correctamente. Pero puedes llevar a cabo varios consejos con el fin de mantener la piel sana y sin imperfecciones.

face-1146038_640Los cambios bruscos de temperatura, así como la exposición prolongada al frío o al sol resecan en exceso la piel. La mala alimentación también repercute y, en muchas ocasiones, son el resultado del acné.

Tampoco ayudan el alcohol y el tabaco, pues provocan que la epidermis se deteriore. Pero no hay que preocuparse, porque llevando una vida sana, se mantiene una piel cuidada.

Los cuidados de la piel que debes seguir

Si fumas o bebes alcohol, el primer paso que se debe dar es recurrir a la fuerza de voluntad. No solo al quitarte esos hábitos vas a notar una mejora en la epidermis, sino que cuidarás tu cuerpo por dentro.

Todo lo que ingieras afecta a tu aspecto físico. Esto se refleja claramente en tu piel, por eso una dieta equilibrada, baja en grasas, hará desaparecer el acné y te otorgará una textura suave y juvenil.

Los alimentos ricos en vitaminas A y C mantienen la piel hidratada. En la fruta puedes encontrar estas propiedades vitamínicas, como en el mango, las fresas y el kiwi. Las verduras también son una rica fuente de hidratación.

Lo mejor de todo es que puedes recurrir a distintas preparaciones, ya sea en zumos o licuados, e incluso cocinando las verduras a la plancha o hirviéndolas.

El ejercicio físico es un buen aliado para la epidermis, porque no solo se regenera la piel cuando sudas, sino que la actividad ayuda a eliminar el estrés. El hecho de relajarte implica una reducción de grasa, culpable del acné.

Al favorecer la circulación con el movimiento de tu cuerpo, ayudas a desaparecer las rojeces de la cara, que son causadas por la sensibilidad dermatológica.

Consejos de belleza

Las cremas son de una gran ayuda para el tratamiento de la epidermis. Pero se recomienda evitar ciertas sustancias que suelen dañarte más que ayudarte.

Lee siempre los ingredientes de cremas y jabones, e intenta evitar el retinol. Tampoco uses ácidos frutales, que son causantes de la irritación dermatológica.

Elige siempre aquellas cremas que incluyan aloe vera, que es un remedio natural infalible. El aceite de almendras y la caléndula son ingredientes activos que ayudan a combatir cualquier reacción alérgica que afecte la epidermis.

La piel sensible es muy normal en la mayoría de las personas que no conocen los consejos expuestos aquí. Ya has visto cómo se puede estar sana por dentro y por fuera. Todo es llevar un buen equilibrio con una adecuada dieta, acompañada de ejercicio físico.

 

Comparte en redes sociales:
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Anna Gaspar
Anna Gaspar
Apasionada de las últimas tendencias de belleza y cuidado personal.

Deja una respuesta